Aborto en el primer trimestre - la píldora abortiva (aborto farmacológico)

Es posible interrumpir un embarazo con la llamada píldora abortiva. Esto es posible hasta ocho semanas después del primer día de la última menstruación. En este tratamiento usted toma dos medicamentos. El primero de ellos (la píldora abortiva Mifegyne®) provoca, en la mayoría de los casos, que el embarazo no progrese. El segundo medicamento (Cytotec®) provoca la expulsión del material embrionario, que se manifiesta como un sangrado.

 

El médico evalúa si resulta adecuado proporcionarle la píldora abortiva. El tratamiento con la píldora abortiva no se realiza si el embarazo es superior a ocho semanas, si su salud no lo permite o si en la ecografía no se observa un embarazo (evidente). En este último caso se concierta una nueva cita.

 

En la clínica se le administrará la píldora abortiva Mifegyne®. Le daremos 4 comprimidos de Cytotec® para llevar a casa. Debe introducir estos comprimidos 2 días después por vía vaginal. Provocan contracciones del útero y la expulsión del material embrionario. Esto causa dolor y pérdida de sangre. Tanto la pérdida de sangre como el dolor pueden durar más tiempo y ser más intensos que en una menstruación normal. Por esta razón, se recomienda tomar inmediatamente un analgésico. Ese día tiene que haber un adulto con usted, que esté al corriente del aborto.

 

La duración total de la estancia es de, por término medio, 2 horas.

 

Tres semanas después del aborto usted deberá acudir a la clínica para un control. En este control, el médico le hará una ecografía y, si es necesario, una prueba de orina.