Periodo después de la intervención de aborto

En general, la intervención no tiene efectos negativos en futuros embarazos. Después de la intervención le administrarán antibióticos para prevenir posibles infecciones . Rápidamente se sentirá mejor físicamente. Es posible que durante algunos días experimente algunas molestias, como una sensación de tensión en los pechos, pérdida de sangre o dolor en el abdomen. Si es necesario, puede tomar un analgésico, como Advil, Ibuprofeno o Aleve. La siguiente menstruación se produce entre 4 y 6 semanas después del aborto.

Si después de la intervención tiene una sensación de tensión y dolor en los pechos o si se produce el efecto de eyección, se aconseja llevar un sujetador ajustado. Ante todo, no se dé un masaje en los pechos. Las compresas de hielo pueden ofrecer alivio.

También puede tomar Paracetamol si tiene dolor. Si sale leche de los pezones, es posible frenar esta secreción con medicamentos. Debido a las reacciones adversas que pueden producir, no prescribimos estos medicamentos de forma estándar. Si lo desea, puede ponerse  en contacto con su propio médico y solicitar  la prescripción de los mismos.

Las dos primeras semanas después de la intervención no puede usar tampones, nadar, bañarse (tampoco en la bañera) ni tener relaciones sexuales.


Es posible que durante algunos días o semanas reaccione emocionalmente a causa de los cambios hormonales en su organismo. Si experimenta problemas a la hora de superar la interrupción del embarazo, estaremos a su disposición para ayudarle a encontrar la ayuda psicológica adecuada.

 

Tres semanas después de la intervención usted deberá acudir a la clínica para un control. También puede acudir a su propio médico de cabecera. Si acude a su propio médico, le rogamos que rellene un formulario de evaluación tres semanas después de la intervención, y nos lo envíe. Haga clic aquí para el formulario de evaluación.